viernes, 11 de noviembre de 2011

Puntos muertos y cruce de miradas



La vida es un contínuo sin sentido de ir de aquí para allá. Luces rojas en los semáforos que se tornan a verde para alivio de los ajetreados viandantes. En la ciudad no tienes identidad.. Nadie tiene tiempo para observar, conocer, poner entorno a los peatones.
Me agobia el cruce de miradas, la doble dirección de las palabras, me produce vértigo el punto muerto y hasta me enervan los que no tienen dudas. Parada junto a la ciudad, mientras el mundo gira. Por favor, no te vallas, no puedo seguirte
Todo está tan vacío, todo es tan falso, todos están tan difusos que vivimos con la obsesión de no no ser nadie, de ser alguien, ¿pero qué es ser alguien? ¿alguien para qué o para quién? ¿alguien para cuanto tiempo?
¿Puedes ver el terror en sus caras? Gastan su vida en suspiros tratando de tener algo, pero todo pende de un hilo, tan fino que a veces nos creemos que es lo suficiente grueso como para soportar nuestro peso.
Mira esas fotografías, de esos momentos que tanto amé. Recuerdos con los que crecí que si no son por ellas se desvanecen, y cada una es como una puerta trasera que te hacen decir adiós al pasado.
Puede existir tanto movimiento a tu alrededor que llegas a un punto en el que por inercia no haces nada. Tratas de hacerlo bien, conseguir todo lo que esperan que tengas... El cielo está cansado ya de ver la lluvia caer. Te bloqueas y no haces nada, nada de lo que deberías.
Sin embargo, este ajetreo consigue que conozcas a muchas personas. Personas como tú y como yo que tienen su historia, que en ese momento puedes entender, no compartir y así ponemos betas a nuestro alrededor para limitar quiénes pueden ver tú muro y quiénes pueden llegar a saltarlo, porque los muros no mantienen a los demás fuera, te mantienen dentro, te dan seguridad a la vez que miedo.
Para mí no hay mayor satisfacción que la de poder ver el muro de alguien y que poco a poco te permita llevar a cabo esa ardúa tarea que consiste en escalarlo, no para que te quedes dentro, sino para que entres, salgas y pueda entrar también en el tuyo, darte un poco de luz.
Es curioso, hay personas que proclaman a los cuatro vientos que alguien ha conseguido trepar por su pared, sin embargo, hay otras que odian exteriorizarlo, demasiado sentimentalismo. Personalmente soy de las segundas pero para qué negarlo, hay pequeños desastres animales que se lo merecen.
¿Cuántas veces fui cobarde creyendo ser valiente? ¿cuántas veces vi ese muro tan largo que pensé que nunca llegaría? ¿cuántas veces miré hacia abajo y me dio tanto vértigo la caída que me paralizó? Perdimos estabilidad, no sabemos de qué lado vamos a quedar parados con la libertad apretada entre los dientes, pero ahora súbete al tejado y cuenta, cuéntame lo que quieras, dime como ves mi cara desde tus ojos desquiciados.
Si te paras a pensar, nuestros muros son todo lo que somos. Nuestro sistema de seguridad, cada ladrillo colocado de una manera determinada son trozos de nuestra personalidad. Si supieras cuántas veces he sentido tanto miedo al ver que me gusta demasiado el muro que ahora estoy escalando que te quedarías paralizado como yo, siendo el tonto de todos, pidiendo que te devolviera tu punto de vista.
A veces te limitas para hacerlo todo impersonal, como estoy haciendo yo ahora, pero hay una cosa que ya no puedo callar: ESTOY MUY ORGULLOSA DE HABER ELEGIDO Y CONSEGUIDO ESE SISTEMA DE SEGURIDAD EXTERIOR AL MIO QUE POCO A POCO VOY CONOCIENDO. Existieron posibilidades de conocer otros, existieron momentos de abandono, de pensar que no me pertenece, que no sirve de nada escalarlo. Había miles más simples.
Simpleza, algo que todo el mundo quiere y más siendo una joven mente inquieta pero elegí el más difícil y aunque es el que más quebraderos de cabeza me ha proporcionado, en el que más lento avanzo y más me tengo que esforzar, es el que más me gratifica, el que más me gusta y del que más aprendo, mantiene mi espíritu vivo. Sé que algún día todo esto se desvanecerá, pero siempre quedarán pequeñas piedrecitas y señales de haber estado ahí en mi muro y en el que me recibe.
Podría hablar más de ese muro, pero al ser tan difícil descubrir las cosas las hago tan mías que sólo puedo decir: “Quédate conmigo, siempre fui una patosa” (:

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Blackbird



...El viento te llevará hasta tu casa.
Párajo enegrecido vuela lejos,
quizás nunca más estarás roto.
Bajo todo el dolor que has conocido,
espero que encuentres tu manera.
Quizás nunca más estás roto
quizás nunca más estarás roto...

sábado, 5 de noviembre de 2011

-



Los muros no mantienen a los demás fuera, sino a tí dentro. Puedes pasarte la vida levantando muros o puedes vivirla saltándolos, aunque hay algunos muros, demasiado peligrosos para cruzarlos. Lo único que sé es que si finalmente te aventuras a cruzar, las vistas al otro lado son fantásticas.

sábado, 15 de octubre de 2011

Give back my point of view



Se acabará, ¿podrás decir que te gustó o simplemente otro "fue algo raro"?.
No fotografías.
No caricias.
No besos.
No abrazos.
No conversaciones importantes.
No dejas crear el tu+yo. Siempre quieres ser Tú y aparte, Yo contigo.
No momentos.

¿Serás capaz de recordarlo con el paso del tiempo?

martes, 11 de octubre de 2011

Esc.



Cuando me di cuenta noté como mi yo interior salía de mi cuerpo. Podía verlo como algo externo a mí. Ahora me había convertido en dos.
Ese ente que ahora era poco a poco se convirtió en un diente de león. Ahora estaba en el campo, libre, sin conocer a nadie, un lugar nuevo al que tampoco iba a ser capaz de sentirlo mio. Cerré los ojos y al soplar el viento me dividí en numerosas semillas que volaban buscando vientos nuevos y que se perdían en el horizonte. No sabía a dónde iba a llegar pero conseguir escapar una vez más.

martes, 30 de agosto de 2011

Motivaciones



Suena el despertador, pocas horas de sueño y lo peor de todo, abandonar tu bucle de tranquilidad anestesiada para enfrentarte al mundo. Sabes que has puesto dicha alarma para enfrentarte a malas noticias, sin embargo lo haces, desganada, pues hay que luchar contra ello para acabar lo antes posible.

Sin ser consciente aún pues Morfeo no quiere abandonarte, te vistes deprisa, tus movimientos se vuelven automáticos, la rutina de la ducha, el desayuno, el maquillaje y el mirar atrás antes de salir para asegurarte de que no has olvidado nada importante.

Desde pequeña siempre he preferido encarar estos días sola, ya sea ir al médico, a los exámenes en la Universidad, cualquier situación en la que se implique tensión, pues la soledad me tranquiliza. Sin embargo, hay veces en las que no puedes decir que no, que quieres recorrer esa parte del camino sola, y vas acompañado, pues así no preocupas a los que quieres y al fin y al cabo, a ti tampoco te cuesta tanto.

Acabas la mañana, no fue para tanto o eso crees, quizás porque aún no has asimilado que unos hechos han cambiado completamente tu futuro o quizás porque lo desconocido nos da miedo y por ello, divagamos, nos ponemos en lo peor, pero... ¿No es que las cosas que llegan sin avisar, cuando son malas, son las peores? Por eso a mí nunca me han gustado las sorpresas.

Analizas la mañana cuando puedes estar un poco de tiempo sola y tranquila. Todo han sido malas noticias e importantes, pero estás feliz, ¿por qué? pues porque ya ha pasado ese pequeño mal rato que traerá muchos malos ratos futuros, pero como se dice, después de la tempestad siempre llega la calma... Quizás recibir tantas noticias juntas no precisamente buenas nos llenen de fuerzas para afrontarlas, el mundo no va a poder más que nosotros.

No sé cómo será pero será mientras YO siga en pie. Me da miedo volver, durante dos meses deseando que llegara este día, coger las maletas y regresar a mi vida, contigo, con vosotros... ahora me da miedo pues sé que habrán miles de complicaciones, pero todo es creen en ello. Aún así, me siento afortunada por tener algo a lo que afrontarme y que en parte sea por ti.

Si crees en ello, puedes llevarte un palo muy grande, puedes desilusionarte, pensar, ¡qué estúpida he sido, tenía que haber pensado en que podía salir mal! pero... ¿Y lo feliz que eres cuando tienes una ilusión y crees que todo va a salir bien?

Podemos si queremos :). Al fin y al cabo son muchos buenos momentos los vividos, para que pesen más los malos.

miércoles, 24 de agosto de 2011

Perspectivas




Cuenta la leyenda, que en una pequeña ciudad al sur de Eslovenia, donde los días podían llegar a ser realmente fríos y largos en invierno, existía hace muchos años un amuleto del que no se sabía muy bien su función pero que cada uno de sus propietarios se aferraron a él incluso dando su vida por el, como bien dicho es por los habitantes de ese pueblo que hubieron quienes perdieron la cordura por aquel objeto circular. También se decía que podía parecer un objeto común a manos de cualquier persona y que sólo los más avispados conseguirían descubrir la llave que abriría todos sus misterios, por lo que poco a poco, el tiempo acabó silenciando esta leyenda. Sin embargo, Jan, un pequeño pero inteligente niño la reavivó.
Un buen día, jugando por un embarcadero, entre un montón de tierra y hierbas encontró una pelota de mediano tamaño divida en cinco colores: rojo, negro, blanco, verde y marrón. La pelota estaba divida en rombos, todos de igual tamaño pero para extrañeza del joven, ésta no botaba, no parecía ser una pelota normal.
Pasó días y días observándola y tratando de encontrar por qué esa inútil pelota le llamaba tanto la atención aunque tanto indagar sin respuesta hizo que se olvidara de buscar la solución, mas siempre la llevaba consigo a donde quiera que fuese. Aburridos de preguntar sus amigos, se limitaban a observarla y mirarla fijamente para intentar saber por qué Jan no se separaba de ella.
Cuando todo parecía ya olvidado, nuestro protagonista, en un arrebato de rabia y ganas de escapar del mundo que le rodeaba, se dirigió al Lago Bed. Habiéndose relajado un poco, Jan decidió mirar su mochila y deshacerse de las cosas que llevaba consigo y le unían negativamente al pasado. Todo le pareció más o menos de clasificar, si piedra en la espalda o no, hasta que llegó a tener que elegir qué hacer con la pelota. Extrañado se percató de que seguía sin saber nada de ella después de tantos años. La había golpeado, la había apretado, dejado al sol, mojado con la lluvia pero jamás había hecho antes lo que le hizo descubrir la naturaleza del objeto.
Se acercó a la orilla, sumergió la pelota cinco segundos en el agua del Lago Bed y cerró los ojos intentando transmitirle algo a aquél maldito objeto que le traía de cabeza. Al pasar dicho tiempo, la pelota pareció dividirse en cinco, cada color se separó de su contiguo. Cada uno representaba una cosa: negro: tristeza; rojo: amor: blanco: tranquilidad; marrón: indiferencia y verde: esperanza.
Al salir del agua empezó a ver el mundo triste, apagado, melancólico, infausto, un lugar hostil donde nadie quería vivir. El mundo había perdido su sentido y cada vez se enturbiaba más. Al darse cuenta, se miró a sí mismo para observar en qué se había convertido y al mirar sus manos tiró el trozo negro, que es el que tenía y cogió el rojo. Esta vez el mundo se regía por una energía muy fuerte e indescriptible. La gente parecía estar muy viva y con muchas ganas de vivir, pero esta fuerza, les hacía luchar entre ellos, por lo que al volver a ver una imagen desagradable, se deshizo de esa parte y cogió la marrón, indiferencia. No sabía describir cómo se veía el mundo desde esa perspectiva pero era tan profunda que le dio miedo y cogió la blanca, la cual representaba la tranquilidad. En esta perspectiva no existían los problemas, no había de que preocuparse, no existía el motivo por el que no reír, pero como todo lo bueno tiene partes malas, observó que la gente no era capaz de darle el valor que tenía a una sonrisa asique se hizo con la verde. Allí seguían existiendo todos los colores, sin embargo, tenían menos peso en la gente. La gente vivía de esperanza, de creer que era capaz de conseguir lo que anhelaba, no importaba qué ni cómo ni para cuánto, solo que lo tendrían. Vio a mucha gente hacer cosas increíbles por dicho color, haciendo que Jan decidiera quedarse con ese color en su mano. Sin embargo, con el tiempo entendió que hay que aprender a saber cuándo rendirse, por lo que reunió todos los pedazos y recompuso la pelota.
El joven la guardó consigo durante años y sólo la utilizó cuando estaba tan perdido que necesitaba escapar del mundo, pues con ella, aprendía cosas nuevas, al igual que las opiniones de las personas a las que quieres.

viernes, 12 de agosto de 2011

Bucle.



Y crees que no pero todo se contamina... crees que vas a estar en la cima un rato más, pero es mentira... cuando te das cuenta de lo alto que has llegado, ya estás cayendo y no hay marcha atrás ni freno, sólo esa sensación de vacío. ¿Qué has hecho? ¿Cómo lo has hecho? ¿Podrías haberlo hecho mejor?¿es solo pasado o también presente? Luego ves como el frenazo de la caída sacudirá tu cuerpo una vez más y esperas que no duela, pero simplemente esperas, intentando concienciarte...
¿Me prestas una palabra?¿Una nota? Para poder plasmar la rabia que siento, la desilusión, las ganas de correr y desaparecer.
Todo será tan raro que supongo que ni sabremos como afrontarlo. Ojalá pudiera adelantar el tiempo y desaparecer. Siempre quiero desaparecer, quizás porque no sé a qué lugar pertenezco, esa siempre será mi condena.

jueves, 4 de agosto de 2011

27 de Enero



Todos nos sentimos perdidos como gotas de agua en la lluvia. Nos aferramos a estupidas cosas que nos hacen recordar. Cada día se convierte en una batalla por sobrevivir, el mundo se está volviendo loco y nosotros, de brazos cruzados, no dejamos de mirar el reloj.
No paramos de mirar el reloj. Intentamos desplegar las alas rumbo a casa o a otro lugar, suplicamos porque no haya sorpresas.
Nos duele el dolor del vecino pero no hacemos nada. Soldados controlan calles y nosotros perdemos el tiempo, solos, no podemos dejarlos ir.
Abrir los ojos depende de tí, vuela si quieres lejos de mí pero sé libre. Sacude mis huesos de nuevo, otra agitación no romperá este esqueleto. Tú tratas de mentirme, yo de no ser engañada. Cada día es un circo.
Empezó casi como un juego, se hizo grande y perdimos el control. ¿Por qué pretendes romperme? ¿Por qué? Despiertame antes de irte y rompe las palabras que nunca dirás

jueves, 14 de julio de 2011


Si todo depende de cosas como el tiempo y el espacio, habremos destruido nuestro lazo... pero supera el espacio y nos quedara solo un Aquí. Supera el tiempo y nos quedara solo un Ahora. Y entre el Aquí y el Ahora, ¿No crees que podremos volver a vernos un par de veces?

miércoles, 22 de junio de 2011

¡Wynn está lleno de Wynnáceos! Capítulo IV: ¿Por qué no?

El sol se asomaba por las Estepas Ardientes cuando Noah estaba dándose un baño matutino en el lago que había cercano al asentamiento de la tribu. A Noah le encantaba chapotear en aquellas aguas cristalinas sola y sin prisas, también sin obligaciones, sin embargo, el de aquella mañana no era un baño relajante para empezar bien el día, sino uno que le prepara mentalmente para lo que iba a hacer en unas pocas horas. Cuando se hubo asegurado de que se sabia al dedillo el plan que tramó varios días antes, salió del agua y mientras el viento secaba su piel, revisaba que el equipaje estuviera a punto.

¿Por qué no?

Para suerte de los tres accidentados, afortunadamente nadie salió herido y eso que el capitán siguió con sus tonterías hasta el último momento.
Knao se intentaba ubicar mientras se quitaba el polvo del cuerpo, cuando repentinamente, de entre la maleza salió un ser un tanto peculiar que empezó a asustar al extraterrestre. Parecía tener algunas extensiones extrañas en la cabeza que poseían la silueta de hoja de palmera, piel grisácea y poco uniforme, pero lo más aterrador no era su apariencia, sino sus movimientos, torpes y rápidos, y los sonidos que aquella bestia emitía, gruñidos y sollozos. Rápidamente Knao fue a buscar a sus compañeros de fatigas con una expresión de horror en el rostro que preocuparía hasta al más valiente.

¿Capitán? - enunció Knao mientras se quedaba perplejo por la estampa que tenía delante suya. El capitán estaba limpísimo, canturreando una canción hortera y antigua según Knao, mientras tomaba el sol en la orilla del mar.

¿Señor, está usted bien? - preguntó el joven al capitán.

Pues ahora que lo dices, necesito una piña, una bebida bien fresquita y a dos mozuelas que me abaniquen. Simplemente, recuerda todos los anuncios de la PI (pantalla iluminada) que ofrecen vacaciones, y tráelo. - respondió Kyu.

Claaaaaaaro. - contestó Knao mientras se dispuso a adentrarse por aquella selva cuidadosamente para encontrar a Zedt y no toparse nuevamente con esa cosa al que llamaba "Rey Brujo".

Noah se armó de valor, por lo que se atrevió a reunirse en la Explanada Central a la hora acordada para la salida de los varones a la expedición. En un principio, para su tranquilidad, su presencia no armó mucho jaleo, pues muchas mujeres habían acompañado a sus hijos o maridos haciendo acto de presencia en dicho lugar. Sin embargo, el follón no tardó mucho en llegar. Fluyó solo como las cosas importantes. La chispa que avivó aquella llama fue el pisotón que le dio a un pequeño de la tribu sin intención, mas este no lo supo entender y ...... todo se convirtió en gritos y gente escandalizada, además de todas las pertenencias que se iban a llevar los expedicionarios desparramadas por el suelo.

Cuando el follón se hubo calmado, la joven humana preguntó al jefe de aquella orden sobre la posibilidad de formar parte de aquella aventura.

No puedes, eres mujer. -respondió secamente el jefe de la expedición.

Sí, soy mujer. ¿Has pensado en todas las cosas relativas a la mujer que echareis de menos?. - preguntó Noah esperando que la pregunta le hiciera replantearse su decisión.

Uhm, cierto. Tienes una hora para reunir a una mujer por hombre que nos acompañe. La única condición es que haya una mujer por hombre, ni más ni menos, no quiero trifulcas en mi mismo bando. - sentenció el jefe mientras se vislumbraba una pequeña sonrisa en la cara de la joven.

Pero capitán, para no retrasar vuestra marcha, salid ya. Nosotras nos reuniremos donde usted me diga el día que usted quiera. Os alcanzaremos. -replicó Noah.

Dentro de dos días en Auchidoun al ponerse el sol.- respondió el capitán.

Noah, no iba a poderse a reclutar más mujeres, es más, cuando hubiese alcanzado la localización a la que ella quería ir, abandonaría a los hombres sin ninguna advertencia.

El valor para marcharse, el miedo a llegar.

Pensó en despedirse de la tribu, sin embargo cabizbaja fue alejándose sin emitir ruido alguno mientras en su cabeza sólo se forjaba un pensamiento:

"He sido una cobarde disfrazada de valiente, siempre pendiente del qué dirá la gente.
Escondo mis miedos para parecer fuerte, pero ya no más, es hora de ser consecuente."

miércoles, 25 de mayo de 2011

No hay mucho que ver. Bueno,no tanto como ellos parecen creer...¿Cuanto es lo bastante borracho?



Pequeño, tu niña creció y se hizo toda una mujer. Empieza a sonreír. Sé que lo estás intentando pero realmente crees que no se va a desvanecer, pequeño bobo. Encara el mañana, mañana no es ayer. Cierra los ojos y déjate llevar, puedes no tener el timón pero sí intentar darle el rumbo que tú quieras tomas, y no, no eres el único, tampoco es tu error.

Recuerda cuando lloraba, más de cien veces pudo haberlo hecho. Todo te contaba, sabías en cualquier momento qué pasaba, que sentía... Nunca se escondió nada, no había secretos y se supuso que debía haber un tiempo para los dos, al igual que lo hubo para decir: Adiós. amargando el dulce: ¡Hola!. de años atrás, ¿cuál es la sorpresa? Hubo amor, no hay amor.

No estés perdido, no te vayas, jamás podrás olvidar todas esas cosas que un día te hicieron soñar. Esta sensación no sacudirá más tu cuerpo, deja entreabierta esa puerta, no puedo verte caer. El vacío te invade, creció más de lo que tú pretendías soportar y no son dos personas de nuevo.

Ninguno quiso que esto avanzara así, simplemente recuerda cuando...

Adiós, adiós por ahora es lo mejor... vivir solo pero siempre sabrás que alquien realmente te quiso... Adiós por ahora, cuida tu corazón tú.

Debajo de este mundo debes reaccionar, todas aquellas locuras que se hicieron rondan ahora tu mente... HUBO AMOR. Sabes que siempre habrá algo de tí que...
Ninguno sabía que el tiempo de abrir los ojos era ahora...
" Me gusta verte reír.
No estás solo.
Te extraño.
Te necesito.
Me haces tan feliz..."

Parece que cada uno está perdiendo un poco de su vida, exhalando suspiros cada vez más profundos. No es necesario mantener esto, créeme; Ahora mira, mira... Todos te hieren alguna vez, todos te hieren algún día; Fácil decirlo, difícil asimilarlo, pero ¡eh, no estás solo!

¿Cuántas veces te he preguntado si ibas a saltar? y pensé que no me escuchabas pero ahora quizás lo necesario es no ser lo suficiente..

Caigamos juntos pequeño, caigamos... despacio... sigamos cayendo y no seamos lo suficiente para... ¿Cuántas veces me precipité diciendo que...? pero me da tanto miedo caer sola... Me da tanto miedo ver que alguien no sonríe por mí... No hacer cosas estúpidas por...

Es extraño ser tu clavo y que tú seas mi clavo pero no dejes que YO te pueda hacer eso...

sábado, 21 de mayo de 2011

-.-"



No es la primera vez que intento actualizar para poner algo de ti pero al final nunca acabo haciéndolo. Siempre acabo borrándolo porque lo releo y pienso que no tiene sentido, pero quizás ha llegado el momento de no releer, escribir y escribir para luego atreverme a mandarte el link y que lo releas tú :).

Normalmente cuando me pongo mal tengo mucha música, mis canciones de siempre pero sin embargo desde hace un tiempo te tengo a ti diciéndome: ¿Estás llorando barbie leverkusen? Contigo no, bicho! que aunque siempre te lo esté echando en cara y quejándome.... me gusta.

GRACIAS por hacerlo todo mucho más fácil y por hacerme reír tantísimas veces al día pero claro es casi imposible no hacerlo cuando se es tan adorable (:.

Simplemente gracias por todo lo que supones para mí ^^.

jueves, 19 de mayo de 2011

Y al respirar...


Al respirar - Vetusta Morla

Te he dejado en el sillón
las pinturas y una historia en blanco.
No hay principio ni final,
sólo lo que quieras ir contando.

Y al respirar intenta ser quien ponga el aire,
que al inhalar te traiga el mundo de esta parte.

Te he dejado en el sillón
las pinturas y una historia en blanco.
Yo me marcho a otro lugar,
puede que el viaje sea largo.

La burbuja en que crecí nos vendió comodidad
y un nudo entre las manos.
Yo escogí la ambigüedad, tú el fantasma y lo real,
todo en el mismo barco.

Y al respirar propongo ser quien ponga el aire,
que al inhalar me traiga el mundo de esta parte.
Y respirar tan fuerte que se rompa el aire,
aunque esta vez si no respiro es por no ahogarme.

Intenta no respirar ...
Intenta no respirar ...

Y al respirar propongo ser quien ponga el aire,
que al inhalar me traiga el mundo de esta parte.
Y respirar tan fuerte que se rompa el aire,
aunque esta vez quizá será mejor marcharse.

Intenta no respirar ...
Intenta no respirar ...

martes, 10 de mayo de 2011

... Y al final



El viento acaricia mis mejillas, juega con mi pelo y mantiene mis ojos bien abiertos. El horizonte se confunde con un negro telón y probablemente, antes de que nos demos cuenta todo habrá acabado, sin saber muy bien cómo ni cuándo hemos llegado a este punto muerto que nos da náuseas, al tira y afloja de seguir con ganas y al paso del tiempo y del esfuerzo, ¿para qué?.

¿Qué merece realmente la pena en esta vida? ¿Estudiar? ¿Trabajar? ¿Tener hijos y ser un buen amante? ¿Qué es lo que realmente merece la pena? ¿Seguir un orden, adoctrinarnos y ser feliz de ese modo? Oh no, nunca viviré de esa formas, pues así no soy capaz de ver el solo levantándose para quemar cada poro de mi piel con esa sensación de calidez que solo un amor loco y unos labios calientes pueden dar.

Nos esforzaremos, caeremos y nos levantaremos. Hagamos lo que hagamos, yo pondré pasión en ello, lo prometo, pues si algo me enseñó el viento es que al igual que éste hace, lo mejor es fluir libre sin importar el momento ni el lugar.

A los catorce querías ser mayor, ¡qué demonios ERAS mayor!. Querías ser guay, querías tontear con tíos, molaba tener a alguien que te quisiera porque tres meses con una persona era todo un logro... ¡y el primer beso...!
Empezaste a ocultar que aún veías dibus y que aún sonreías al ver tus juguetes. Empezaste a igualar tus aficiones, TUS gustos a los de los demás porque fue la etapa en la que realmente conociste a Soledad y entendiste el peso de una sonrisa y lo que conlleva escuchar a alguien reír.

Llegaron los dieciséis, quizás la edad en la que realmente te sentías maduro pero sin embargo, seguías siendo un crío que empezaba a sentir un poco de control en su vida.
Llegó también el amor, todas esas chochadas, toda esa pasión, todos esos besos... ¿¡y esas sonrisas?! pero la vida cambió y tú también aunque te prometiste no hacerlo, aunque prometiste no hacerlo. La gente vino y se fue, también llegó al igual que llegaste a los dieciocho.

Fiesta épica por tu dieciocho cumpleaños. ¡Ya eras adulto! ¡Ya podías fumar, follar, beber, conducir legalmente! Podías ser un adulto en la mente de un niño que se desvaneció al irte de casa a ESTUDIAR.

Estudiar para ser UNO MÁS, no por el placer que produce el saber, no, sino por poder pisotear a otros en el mundo laboral, para poder levantarte y tener una obligación que cumplir día a día, ocho horas diarias como mínimo sesenta y siete años de tu vida ¡¿ Dónde está el tiempo para ser feliz?!

Probablemente a los veintiocho - treinta tengas un trabajo MÁS O MENOS de mierda que hace que tu vida sea MÁS O MENOS pesada...¡BENDITAS VACACIONES!.

Los treinta y sin tener hijos (si todo sale bien, claro). ¡Es hora de ir a por un churumbel, lo que se traduce en: a) agobio económico b) intranquilidad c) cero intimidad (benditas madres valientes que hacen que al sacar una teta para amamantar al susodicho nadie suelte un comentario denigrante) d) muchos dolores de cabeza unidos a sonrisas especiales: primera palabra, aprender a andar, a ir al baño; en conclusión, a ver que una personita nacida de algo guay entre dos está aprendiendo a ser autónomo para que en el futuro su vida sea mucho mejor que la tuya.

Sin duda los años más estables de ka vida serán los cuarenta, cincuenta, aunque no entiendo por qué la gente los denomina como "la flor de la vida" si es la aproximación a los sesenta, en los que empiezas a ver al médico más que a tus hijos, empiezas a darte cuenta de que estás volviéndote vieja (despojo de la sociedad). La gente se muere... cada vez uno menos ¿quiénes verán tu entierro?

Los setenta y ochenta entre sueros, drogas y peleas por elegir a quién le cae la cruz de cuidarte para que al morir puedan decir: ¡Así ya no sufre!

Quizás lo mejor sera no pensar, sólo tener una canción en la cabeza, de esas de cuando eras pequeño. ¿La mía?:
¿Qué es? ¿Qué es? Hay luces de color, ¿qué es? parecen de algodón...
Pero aunque sepa que es así, y muy probablemente mi vida acabe siendo de esa manera en su mayor parte, siempre lucharé por hacerla única. Quizás no destacaré demasiado, quizás no tendré mucho dinero ni sea la mejor en el trabajo. Muy probablemente no tenga mucha gente a la que realmente le importe pero SÍ estoy segura de que SIEMPRE haré lo que en ese momento vea conveniente y me pegaré por alcanzar mi felicidad si hace falta.

Quizás la respuesta a mi pregunta sea: DIVERSIÓN Y FELICIDAD PARA PODER HACER FELICES A LOS DEMÁS.

jueves, 28 de abril de 2011

Our life is bigger than you...



Decidida cruzó el paseo marítimo rumbo al mar alegrándose de la poca gente que en ese momento se encontraba en aquella playa. Un pequeño barco surcaba el horizonte creando sueños de los niños más pequeños. El cielo azul hacía parecer que el mundo hoy estaba de buen humor y el sol parecía estar sonriendo en la piel de cada uno, bañándolos con su luz.

Cuando Sofía hubo llegado a la orilla, situó todas sus cosas lo más lejos posible de los demás, que al igual que ella, disfrutaban del olvido del sinsentido de la vida diaria. En esa playa parecía no existir el ruido. En su mochila, un libro, algo de comer, una bebida y sobre todo un mp3 cargado de música, sobre todo música. Fuera, su guitarra.

Como llevaba haciendo desde que era consciente, después de dejar sus cosas y quitarse la ropa, dejar sus converse por ahí desatadas y parar de quemar suela, se mojó los pies como dándole una pequeña bienvenida a la inmensidad que la rodeaba.

Allí, los niños parecen jugar más felices, nada les molesta, años de playa que forjan risas de adulto, cuando reír es algo más que mover un músculo. Allí, los padres parecen no tener mayor preocupación que vigilar a los pequeños, tener una bebida fría, patatas fritas y una buena compañía. Allí, parece que a los solteros no les molesta la soledad. Allí, los tristes no parecen estarlo, simplemente se están relajando, perdiéndose. Allí, los adolescentes parecen encontrar el amor y los viudos se sumergen en esa cálida sensación de recordar el amor. Allí, los juegos de cartas parecían divertir el doble y los deportes no costar esfuerzo físico. Allí parecía no haber ruido para la mayoría de sus visitantes.

Sofía siguió adentrándose en el mar, poco a poco, los muslos, las caderas, la tripa, el pecho... la cara, el pelo... mientras el Sol la miraba sonriente, tan sonriente que el reflejo de su luz quedaba en el pelo de la muchacha aclarándoselo, tiñéndolo de betas claras.

No había nada que pensar allí dentro por lo que decidió tomarse todo el tiempo que quisiera y más. Seguidamente, cuando empezó a sentir frío, pues la brisa secaba las gotas que resbalaban en su piel, se tumbó al sol a escuchar música. Una canción tras otra, una mejor que la anterior hasta que se quedó dormida.

Se despertó y ya atardeciendo decidió tocar la guitarra. Perderse en las notas, perderse en otro nivel de realidad en el que no importa nada. Sólo importa que nada importa, y empezó a cantar.

Oh no, not me
We never lost control
You're face to face
With The Man Who Sold The World...

Cuando la noche cayó, emprendió camino a casa y el agua caliente empezó a recorrer su cuerpo, ¿qué mejor que una ducha para acabar un día así?.

-Eso es todo lo que hizo.- dijo Alberto.
-Pues no entiendo porqué está tan feliz.- respondió Allan.
-Parece que se te olvida que es la misma persona que para desayunar toma cacahuetes.- contestó Alberto riéndose entre dientes.

viernes, 15 de abril de 2011

E ele ele a



A contraluz, sus manos parecían más elegantes de lo que eran. Esbeltos dedos rozando el marfil de las teclas de aquel viejo y dichoso piano. Con el pelo recogido, su pequeño rostro se veía mejor, pudiendo así observar cómo cada nota nacía de su interior. Ojos grandes y negros fijados en ninguna realidad presente, postura erguida y sólo un fino camisón rojo cubría su blanco cuerpo. No sé si fue la música o su sonrisa pero en ese momento, me enamoré de ella.

Notas fluyendo por mi mente que me daban el silencio que necesitaba. Tanto tiempo escuchando ese ruido no era bueno. Ahora el tiempo no contaba, podría haberme pasado las horas viéndola tocar ese maldito piano, sin embargo, preferí acercarme a su cuello y besarlo. Su piel era suave, su respiración se aceleró y el vello se erizó dando la bienvenida a nuevas sensaciones, pero no quería que dejara de acariciar esas teclas.

Sabía perfectamente que jamás debí dejarle renunciar a ello. La música es vida pero el amor no entiende y los genios están locos.

Piano, guitarra eléctrica, ¿qué polos opuestos estaban en contacto, no es así? Podían derretirse y ambos lo sabíamos, pero la música es otro lenguaje, algo tan tuyo, que cuando otra persona acepta la tuya, hace que se cree un lazo que nadie entenderá, probablemente ni la otra parte pero para tí, esas canciones, esos acordes tendrán una visión, un sabor diferente.

No sé si fue el piano o fue su sonrisa, pero acabábamos perdiendo la cabeza.

viernes, 8 de abril de 2011

World changes.



Lo mágico es, que todo esté tan contaminado y aún así siga siendo bonito.

domingo, 27 de marzo de 2011

Apagado o fuera de cobertura



Sentada en el sofá deja correr las horas, intentando desconectar, no pensar... Anoche se durmió pronto para bajarse del mundo y hoy se despertó con la sensación de que un gran huracán había arrasado parte de su vida, sin embargo, sigue el sin sabor en sus labios, sigue queriendo escribir, pues probablemente, esta tempestad que azota su vida enriquecería sus palabras pero no encuentra fuerzas para hacerlo. ¿Qué escribir? ¿Cómo? ¿Por qué?.

Tiene tantas cosas que cambiar, tantas cosas para hacer y sigue ese sin sentido todas las mañanas, esa sensación de vacío aunque esté todo el día riendo, aunque pierda la noción del tiempo con sus amigos y es que en este momento, su peor enemiga es ella misma y lo sabe.

Últimamente todo es una locura. Cada día cambia algo en su vida, nada es certero y probablemente eso hace que tema al futuro, que algunas cosas puedan ser sólo temporales no tienen mucho sentido. Sin embargo, se pone cadenas cada vez que mira el mañana y trata de evitarlo, pues es lo que hizo tiempo atrás y no lo ha soportado por demasiado.

A parte de todo el ruido que hay en su mente, sabe que es guapa, que es adorable, que le importa a la gente, que es capaz, de hecho, muy capaz. Sabe que pase lo que pase acabará superándolo y que siempre, pase lo que pase sonreirá todos los días.

¿Cuál es su ambición en la vida? Ser feliz y eso sólo se consigue sonriendo, y para sonreír hay que ser fuerte. Ella ya le dijo a la soledad y a la tristeza que no quería ser su amiga, sin embargo no las odia. En realidad, pasa bastante tiempo con ellas. ¿Qué sentido tiene querer que la soledad y la tristeza forme parte de su vida si su mayor ambición es ser feliz? Todos los genios están locos. La soledad le hace quererse a sí misma, la tristeza le hace querer reír.

A veces escucha a la gente hablar: "Mi ambición en la vida es... Yo daría todo por..." Escucha a la gente aferrada a sus sueños. Dejándose la piel por algo que probablemente carezca de sentido si se establece la relación sacrificio-felicidad, y piensa: ¿Qué pasa conmigo? ¿Cuál es mi sueño? y no encuentra ninguno claro. Anhela cosas, se ilusiona por personas, se pone metas y perfecciona el camino pero ¿Cuál es su sueño? Su sueño es ser libre y sonreír. Sabe sonreír, ser libre aún no, aunque tiene el método: no pensar.

Sabe que puede conseguirlo, ¿merece la pena todo el camino? su meta es demasiado abstracta.

¿Qué necesita para no pensar? ¿Cómo se consigue eso de no pensar? No sabe pero la curiosidad no matará a este gato, probablemente lo deje malherido en ocasiones pero es inmortal. Si la conciencia le pide cuentas, tiene un proyecto paralelo.


"Dwwoondi
Alas sharum
du koos
Shaley koot-tum"

martes, 22 de marzo de 2011

Goodbye lullaby...

- Espera, te ayudo.
- ¿Por qué?.
- Porque ambos estamos perdidos....
- ¿Cómo te llamas?

miércoles, 16 de marzo de 2011

Intruso.

Hola, ciertamente no soy el que debería estar escribiendo aquí, y no se si a la propietaria del bloc le gustara que lo haga, pero supongo que en el caso de que no quiera tener otro recuerdo mio, cosa que comprendo, lo borrara sin mas, increíble ventaja que tienen los archivos informáticos, pero el problema es que yo no puedo hacer lo mismo con mis sentimientos, no vengo a decirte nada, ahora lo mejor es que no nos digamos nada y dejemos que lo que sentimos no atraiga o nos aleje, vengo simplemente a escribirte algo bonito.
¿Por que?
Porque mis sentimientos me lo dictaron.

Esta es la historia de un niño, un niño con una mente alejada de la realidad, con su propio pasaporte para poder volar a cualquier lugar sin ninguna restrinción, ¿el motivo de esa apatía al mundo?... sera por la discriminación que sufre por su complexión física.... sera porque es diferente sin más... sera porque sus padres querían una hija... no sabe lo que sera. Pero le da igual, en su mundo es un caballero que lucha contra monstruos para salvar a su amada o un héroe apunto de salvar el mundo. Aunque no todo es tan bonito como en su cabeza se plantea en la vida real no tiene princesa, las chicas no hablan con él, en la vida real no es ningún héroe y ademas para él, el mundo real no tiene salvación. En el mundo real solo hay personas sin ninguna bondad, todos serian villanos, cada patada, cada empujón, cada humillación en publico, un paso más lejos esta este niño de querer vivir en ese mundo, y cuando alguien no quiere vivir en este mundo solo tiene una salida para ir a otro, una salida por la puerta de atrás, por donde nadie debería salir, pero en este mundo hay fuertes y débiles ¿no?. No hay sitio para un chico que no le gusta jugar al fútbol, y le guste leer o dibujar, ¿por que?, simple lo diferente es malo, puede ser peligroso o simplemente es inferior, él es solo uno, contra un instituto o un colegio, cuando se marche sin un billete de vuelta a su mundo de fantasía... diremos que es por culpa de la sociedad, nos despreocuparemos y volveremos a nuestro mundo de fantasía también llamado realidad.

Esta era una reflexión sobre "Ben X".

En esta vida no estoy seguro de nada, tengo 17 años y muchas dudas, de en que consiste esto de vivir pero tengo claro que mi fin es la felicidad, ¿la mía? ¿la tuya? ¿la suya?...
Digamos que la felicidad absoluta, que tu felicidad sea mi felicidad, que su felicidad sea tu felicidad y que mi felicidad sea su felicidad. Como un circulo vicioso, ¿que utópico no? bueno nadie dice que mis metas sean para alcanzarlas, con acercarme seria feliz. Para ello haría falta un amor entre todos, un equilibrio dentro de este desequilibrio global aunque solo sean participantes de este equilibrio unas pocas personas, no hacen falta muchas personas para mi felicidad utópica, pero tu si.

Esto es lo mejor que puedo explicar lo que siento ahora mismo.

Pd: Lo siento por las faltas ortográficas.

domingo, 13 de marzo de 2011

Easy :)



Y dentro de todo el caos que envolvía mi alrededor, lo vi claro:
No pienses demasiado, la vida es muy fácil...

domingo, 6 de marzo de 2011

La vida está llena de tesoros



Hace muchísimos siglos, incluso milenios, en una tierra muy lejana y que hoy en día no existe, vivía Zuak, una neardental alegre y enamoradiza que sin saber muy bien por qué, y pense a lo poco que su mente le dejaba conocer, sentía que la vida tenía mil cosas por explorar y debía caminar fuerte para recodar sus pasos cuando estuviese triste, aunque para ella, eso fuera algo improbable, pues su mejor cualidad era sonreir todo el tiempo.

Zuak, como todas las mujeres de la tribu, se encargaba de recolectar frutos, curtir pieles y demás tareas propias del sexo femenino, pues los hombres, fieros y valientes, tenían como tarea la lucha por la comida con bestias a las que jamás una mujer podría enfrentarse, o eso pensaban ellos.

Un día soleado, cuando las nubes se hubieron ido del cielo que cubría el lugar, Zuak decidió adentrarse un poco en el espesor del frondoso bosque, pues probablemente allí encontraría nuevos frutos que les aportara las vitaminas y minerales de los que carecía la tribu a causa de la misma dieta que llevaban durante años.

Poco a poco y con mil ojos se adentró, sola sin que nadie lo supiera. Todo iba bien, salvo algunos repentinos sustos por el resquebrajar de algun palito que pisaba sin darse cuenta. Pocos mas incidentes.

Silenciosa y astuta como un felino, consiguió acercarse a un animal que jamás habia visto, antes
no sabia como llamarlo, ni si era fiero, si podría enfrentarse a él, tampoco sabía que comía, ni si la creerían cuando lo anunciara en el poblado por la noche.

Cuando hubo anochecido y todos cenado, Zuak se hizo con la atención de parte importante de la tribu y les contó a todos sobre su descubrimiento, sin embargo, como era de esperar nadie la creyó. Nadie excepto dos chicos jóvenes. Dos chicos totalmente diferentes, polos opuestos se podría decir, pero que entregaban su corazón a Zuak por el deslumbramiento y asombro de que una mujer hubiese conseguido algo así.
Noche tras noche, Zuak contaba las estrellas buscando una respuesta, una elección... ¿Cuál de los dos sería más apropiado para su futuro? ¿Sería bueno elegir a alguno y desvelarle el secreto
en toda su totalidad? ¿Lo aceptarían? Sabía que no, pero ella era enamoradiza...

Trastornada por no conseguir dar con una elección, Zuak decidió volver al sitio donde encontro a aquel extraño animal. Sin embargo, desilusionada por no encontrar a la bestia, volvió y decidió no elegir. Decidió elegirse a sí misma

Poco a poco la comodidad volvió al ambiente y salió numerosas veces de expedición a la búsqueda de nuevos secretos dentro de la jungla.
Cada salida se traducía a un nuevo descubrimiento, algo mágico que podía observar durante el poco tiempo que pudiera estar allí, pues sus nervios y miedo no la dejaban permanecer mucho tiempo frente a aquellos sucesos.

Con el paso del tiempo, Zuak entendió que las pequeñas cosas que descubrimos nosotros mismos son nuestro tesoro y que no debía enseñarlo, pues sino, uno de los dos, lo habría roto,
y es que a veces, es mejor ser feliz a tu manera a demostrarlo a los demás y traten de romper esos tesoros porque no son capaces de descubrirlos ni entenderlos por sí solos.

Al borde de volver a resurgir



Y cuando me dí cuenta ya había abierto los ojos, 3...2...1... El mundo giraba y yo parecía permanecer quieta. Gente a mí alrededor carentes de un segundo para pararse a mirar cómo empezaban a caer pequeñas gotas de agua. Sin embargo yo me encontraba en mitad del bullicio cual punto muerto sin saber donde mirar, quieta.

Parecía que alguien allí arriba, lloraba.
Parecía que habían puesto a cámara rápida el mundo y yo seguía en stand by.

Respira hondo, llena tus pulmones de aire y vuelve a caminar.- me decía a mí misma intentando sacar fuerzas de la nada.

Preferí atreverme a hacerlo sola. Los desconocidos giraban a mi alrededor y estaba segura de que no se iban a interesar, pues el tic-tac dicta sus vidas. Si volvía a caer, sería otro secreto que no saldría de mis labios. Si lo conseguía, todo parecería más fácil y no sentiría presión al ver cómo mis familiares me observaban, deseando en el más fondo de su ser que lo consiguiera, necesitándolo.
Quizás fue una decisión cobarde, pero era la que me daba más libertad. Aumentaba la poca libertad que me dan las prisas, el caos de la ciudad, el continuo sin parar y sin sentido que reina en cada mente humana, el momento, la familia, la silla, las vistas médicas... Necesitaba ser libre.

La lluvia empezó ha arreciar, como si se tratara de una señal divina, pero yo estaba muy ocupada para percatarme que esta vez no había encontrado el silencio por respuesta.

¿Cuántas veces has mirando arriba buscando una respuesta? No alimentes tu miedo, no te des motivos para retroceder, Alba.- me dije a mi misma.

¿Cuántas cosas me he dicho y no les he dicho? Tan callada siempre... Taciturna en una ciudad que nace y muere día a día. ¿Cuántas cosas me diré? ¿Por qué callar? Parece que todo es más simple así...

Las gotas de agua en mi cara aceleraban mi mente y la despertaban de aquel letargo en el que había estado sumergida durante años, a la vez que me hacía dudar. ¿Estaba eligiendo la mejor opción? ¿Por qué tantos caminos que elegir? ¿Tendría fuerzas suficientes para seguir por el camino elegido después de la tormenta que suponía todo aquéllo? Necesitaba ser una desconocida en una ciudad desconocida.

Apoyé el pie izquierdo en el suelo, luego el derecho y dejé caer un poco de peso en ellos. Reculé hasta estar al borde de la silla. Volví a respirar hondo y dejé mi mente en blanco. Me impulsé con las manos y... sin saber cómo conseguí levantarme.

Tantos años deseándolo y luchando, tantas personas... tantas puertas que se abrían y tantas que se acababan de cerrar... Sin embargo, un pensamiento más fuerte reinaba: Me disponía a ser la reina de mi nueva ciudad.

Ahora que me pude levantar, decidí no facturar la silla como equipaje y la abandoné tristemente en una esquina cercana a los baños. Tan rápido como pude me acerqué a detector de metales y lo atravesé.

Torpemente subí las escaleras, cosa que me llevó bastante tiempo y que enfrió mi cuerpo debido al sudor del nerviosismo de la situación. Me senté en mi butaca correspondiente y me puse el mp3 con mis canciones preferidas y me olvidé del mundo.

Me olvidé del mundo.

Era yo, solamente yo, una nueva vida, una nueva ciudad y sobre todo mucha música.

Por eso me elegí a mí, por que se me olvidó que antes que nadie estaba yo. - le dije a Lyam mientras volvía a verlo marchar con un triste reflejo en los ojos por lo que pudo haber sido.

viernes, 4 de marzo de 2011

Siente cada lágrima y escribe con los codos para que sientas...



No puedo soportar esa sensación de sentirte la peor persona del mundo cuando le estás diciendo cosas muy importantes para tí y que necesitas cambiar a tu pareja. Sabes que con cada palabra le estás hiriendo, éstas convirtiendo un día normal o feliz en una auténtica mierda. Y cuando has derrumbado o dañado fuertemente los pilares de su vida, enloqueces porque sólo pretendías que te entendiera. Te martirizas toda la noche con la frase : "No debí hacerlo, debí callarme".

Pero hay personas que no pueden y no quieren ocultar lo que sienten, como yo, y mucho menos a la persona que ama, porque esconderlo se convierte en la sensación de que lo estás traicionando. ¿Qué es una relación sin confianza y fácil de amar?.

Para tí, no hay problemas. Para mí, si los hay. Para tí, ya no te quiero. A mí me duele cada vez que piensas eso...

No me imagino mis días sin tí. ¿No ver tu sonrisa?,¿no hablar contigo todos los días?,¿no chincharnos?¿no ilusionarnos?¿no podernos opinión?¿no ayudarnos? ¿Verte y que sólo seas mi amigo?
¿Dónde está el mundo en el que pasa eso?, que quiero evitarlo y no verlo jamás..

Noches de calmantes, drogata entre lágrimas. Ojalá se pudiera elegir a quién querer y cuándo dejar de quererlo... ¿Acaso tú no tienes ganas de volver a enamorarte? Que no signifique que sea de otra, ni que ahora no me quieras, que signifique una oportunidad para revitalizar nuestra relación, lo más preciado y querido que tengo.

¿Cómo puedes pensar que no te quiero?
Si no nos quisiéramos no buscaríamos mil maneras de escucharnos y terminar no sería la última opción.

¿Se te olvida que fuiste el tío por el que empeoraron mis ligamentos porque quería verte?
¿Se te olvida que los veranos duran años porque no nos vemos?
¿Se te olvida el Mercadona de Torremolinos, la puerta de mi casa, el flat, la casita del Llano, el cine, nuestros sofás, la piedra, tus improvisaciones, Cabra, Córdoba, Salones del Manga o las noches que hemos dormido juntos en tu casa o en la mía?
No puedes olvidar eso tan rápidamente...

Te quiero, te necesito, no puedo vivir sin tí, pero hay cosas que necesito que cambien para que podamos ser tan felices como siempre toda nuestra vida.

No es algo tuyo, tampoco lo es mío, es de los dos, ¿Cuándo dejamos de ser un pack 2x1? Nos convertimos en un 3x1, imposible para mí un 1x1 ahora...

miércoles, 2 de marzo de 2011

Realidad tridimensional

Ahí estás, dándome paz y tranquilidad hasta que el tiempo se serene, hasta que los rayos de esta tormenta cesen, y para serte sincera, eres el único que sabe de esta contienda. Es como si casi pudiera tocarte...

Allí está él, esforzándose para no caigan más gotas, para que los truenos se silencien y para serte sincera, no sabe cuantos pañuelos húmedos he tirado en mi papelera. Es como si estuviera tan lejos...

Aquí estoy yo. Con el caos coronado rey de mi mente, los días se alargan y sólo puedo llegar a una reflexión: soy de los que odian amar pero quieren ser amados. Sintiéndome sola busco momentos mejores aunque sé que él sufriría mil veces lo que me ha hecho sentir por ver mi sonrisa. Sintiéndome sola sé que tú velarías por mis fuerzas de vivir.

Tres personas unidas en diferentes planos: tú, como amigo, muy cerca de mi, más cerca que nadie en estos momentos. Él como causa, cerca por el amor y por el tiempo que pasado, lleno de risas y de llantos, aunque a la vez, le siento lejos. Finalmente, en un último lugar me sitúo en una burbuja casi irrompible pero muy cerca de las auras de vosotros dos.

Siempre estuvo cerca en cada paso, en cada proyecto, en cada lágrima y lamento. Hizo un trato con mi risa y jugó con mi sonrisa. Jardín de sus sueños me convertí, patio de colegio se convirtió para mí.

Le quiero, me quiere ¿y este sufrimiento?.

Cada lágrima me lleva a odiar amar, pero amo ver su sonrisa. ¿Cómo pudo pasar? ¿Cómo, tan repentinamente, nos situamos en planos diferentes? Sin embargo, se que pocos valen lo que él vale, y por eso, cuando vuelva a marcar mi número, protegeré de mis lágrimas su corazón: Estoy al otro lado, más cansada pero viva... Lo mejor ha de llegar aún.

Tus ánimos me harán forjar las roturas de la confianza agrietada. Ansiaré y anhelaré hablar contigo cuando mi corazón sienta que falta algo, cuando me mueva en tierras inciertas.
Darás claridad a mi oscuridad. Harás que me vuelva a dar cuenta de que sólo son pájaros en mi cabeza que atolondran mi mente, y por tanto, me resulta inevitable apartar parte de mi amor para ponerlo junto a tu risa.

Gracias.


Yo tengo el hilo y la aguja, sé que él coserá nuestra confianza para tejer nuestro futuro.

A pesar de todo, le quiero.

Milenios estudiando el amor y seguimos sin descifrar el pieza clave.

martes, 1 de marzo de 2011

¡Wynn está lleno de Wynnaceos! Capítulo III: Cerca del suelo


La velocidad de la nave aumentaba vertiginosamente mientras las llamas se expandían a los motores del lateral izquierdo. Zedt, Kyu y Knao sabían que estaba perdidos y su única esperanza era aterrizar aparatosamente elidiendo una de las más importantes reglas: discreción.

Kyu, ¿no se supone que todo estaba bajo control y era tan fácil aterrizar? ¡Vamos a morir todos! - gritaba Knao al capitán quién se afanaba por conseguir el levantamiento de la parte frontal para suavizar el choque.
¿Tú nunca te has equivocado de botón?, porque yo muchas veces he querido pulsar alguno y estúpidamente he pulsado la superficie que tiene a su alrededor. No es que yo sea estúpido o patoso, es la estúpidad Wynnacea. - se excusaba el capitán mientras empezaba a colocarse el chaleco salvavidas, pues había previsto aterrizar en el océano.

¡Hay que saltar ya! - vamos a quemarnos todos aquí dentro. El fuego se ha extendido por toda la parte trasera, el calor es insoportable y el humo apenas nos deja respirar. ¡Debemos saltar o de lo contrario moriremos calcinados!. - gritaba Zedt, quien aterrorizada buscaba una solución.

¡Tú estás loca! ¡No podemos saltar! ¡Nos mataríamos! ¡¿Te has fijado a qué altura estamos respecto a la superficie terrestre?! Ah, no, cierto, que tú suspendiste matemáticas. - vociferaba Knao presa del pánico.

¡Dejaos de estúpideces! Lo más lógico en estos momentos es rezar y así nuestros dioses, omnipresentes y que velan por nuestras vidas, nos salvaran y nosotros no moveremos ni un dedo. Ofrendas cada año y todo solucionado. - decía Kyu mientras se sentaba en el suelo, cerraba los ojos y empezaba a recitar una oración.

¡¿Pero qué haces?!¡¿Vamos a morir y lo único que se te ocurre es rezar?! - gritó Zedt.

¡Callaos, no puedo concentrarme!.- gritó el capitán.

En ese instante, debido al miedo y la desesperación, Knao y Zedt cerraron los ojos y se unieron a Kyu:

Kiin da' aniik uh Zazil
Kiich kelen Yuum
Tumen tian tii Te'enneé
Te'enneé ub Beelilen
Ma'alel Zazil,
Tumeén le Zazil loh
Tian ti te'enneé.

¡Mirad chicos! El Dios de la Luz ha escuchado nuestra súplica. El mar está más cerca por tanto podemos saltar sin ningún riesgo, sólo debemos cerciorarnos de no caer de mala postura. - decía Kyu con una sonrisa de oreja a oreja.

¿Y de verdad eso lo ha hecho Zazil o ha sido la gravedad? - dijó Zedt mientras acabó de colocarse el salvavidas y saltó de la nave.

¡Pero no hemos bendecido su salto! - gritó angustiado Kyu.

¡Adiós capitán!- se despidió Knao y de inmediato saltó.

Bien, ahora me toca a mí. ¡Zazil necesito un buen salto, hazme ganar esta Olimpiada! - pensó Kyu poco antes de saltar.

Todo pasó muy rápidamente. Estaba pescando en la playa para la cena de hoy cuando vi como se precipitaban al mar tres objetos de mediano tamaño. Al ver aquello, alcé la vista y vi que un extraño objeto brillante los acompañaba en la caída. Supongo que estarán a tres día de aquí. Debemos ir a ver qué nos ha enviado Dios de los cielos. - dijo Lyam, el chamán de la tribu que habitaba aquellas cálidas tierras donde la nave y los tres extraterrestres habían caído.

Saldremos al amanecer. ¡Que se prepare un hombre de cada familia!. - dijo Lyam, mientras encendía la hoguera que velaría por la seguridad del campamento aquella noche.


* La oración anterior es propia de la civilización maya. Su traducción al Español sería:
Invoco a la Luz
de la Divinidad
que habita en mí.
Yo soy un cristal
claro y perfecto
parte de la Luz.
Es la Luz quién me guía.

3,2,1...¡Sonríe!



Cuándo hube colocado mi reluciente cámara fotográfica en su trípode y activado el disparo automático, rápidamente me dispuse a poner una cara simpática para tener una foto de esas de las que nunca te cansas de ver. Sin embargo, la estupidez empezaba a reinar en el ambiente, pues todo eran pegas: en una se me veían los dientes, en otra tenía los ojos cerrados, la siguiente no me gustaba, mi pelo estaba hecho un desastre..., hasta que me paré a pensar ¿quién soy yo? y empecé a escribir:

Odio el viento pero me encanta sentirlo en mi cara.
Odio levantarme tarde y odio madrugar.
Odio andar por mucho tiempo pero me encanta el tiempo que me deja para reflexionar.
Odio la soledad pero adoro la independencia, aunque ambas vayan unidas de la mano.
Odio algunas de mis costumbres pero me encanta cómo soy.
Odio las redes sociales pero estoy inscrita en una.
Odio tanto sin sentido pero lo necesito para sentirme libre.

Me encanta viajar pero me da miedo ver cómo dejo atrás a mi tierra.
Me gusta cantar sin que nadie me escuche.
Me gusta amar pero a veces, odio ser amada.
Me gusta tener opciones pero odio elegir.
Me gustan las habitaciones claras pero una oscuridad gradual hacia la luz cuando me despierto.
Me gusta ver los charcos que deja la lluvia pero odio que llueva.
Me gusta escribir cuando estoy triste pero odio leerlo después.

Me dan miedo las alturas pero me encanta ese cosquilleo en el estómago.
Me da miedo tanto tráfico pero me encanta vivir en una gran ciudad.
Me da miedo la doble dirección de las palabras e incluso el cruce de miradas...

Repentinamente, el reloj de cuco me sacó de mis pensamientos y me dí cuenta de que había pasado toda la tarde intentando escribir algo y no tenía la dichosa fotografía lista, asi que decidí entregar al día siguiente este borrador para suplantar la fotografía.

Cerré mi preciado cuaderno, me calcé las zapatillas y empecé con el ritual de todas las noches: ducha,comer, fregar los platos, preparar mi ropa para el día siguiente, leer y finalmente descansar.

Mi día no empezaba bien. El despertador sonó quince minutos después de lo previsto, lo que se tradujo al refrán "vísteme despacio que tengo prisa" y nuevamente a un sin sentido diario.
Sin desayunar y recién despierta, salí de casa en dirección al coche, que por suerte, funcionaba perfectamente.
Conseguí llegar a tiempo aunque supuso una verdadera proeza de fuerza.

Señorita Ruíz, su turno. - dijo una azafata.
Buenos Días. - saludé al entrevistador.
Buenos Días. ¿Este es su currículo? ¿Sabe usted que es necesario adjuntar una fotografía al documento?.- preguntó el hombre.
Lo sé. Quizás esta "fotografía" pueda decirte en mejor medida como soy. - le dije mientras le extendía la mano con el borrador.
Tras dos minutos interminables mientras él lo leía y yo empezaba a entender que esa no fue una buena opción, el hombre sentenció: ¡No estamos en el colegio! Lo siento pero reúne los requisitos y la próxima vez, hágase una fotografía por favor.

Recogí mi borrador y mi maletín y con una sonrisa me encaminé hacia casa.

¿Dígame?.- contesté a la llamada telefónica.
¡Hola! ¿Cómo ha ido la entrevista?.- preguntó el interlocutor.
Bueno ya sabes, la gente no entiende a los genios...

jueves, 24 de febrero de 2011

Divagaciones de una mente atolondrada


El sol renace,
en la ciudad despierta,
pilar de humo.


Cierro los ojos,
Nubes en la ventana
mi tierra atrás.


Vibran las cuerdas,
una vieja guitarra,
un nuevo mundo.


Folio en blanco,
afilando mi lápiz
risas y llantos.


Ciudad dormida,
Cronos en movimiento,
fluyen lágrimas.


Cerezo en flor,
cargado de deseos
caen sus hojas.


Tierra de nadie.
Libertad destronada
por nuevas tribus.

miércoles, 23 de febrero de 2011

¡Wynn está lleno de Wynnáceos! Capítulo II: Sueños de grandeza


Al ver el azulado planeta tan cerca de ella, Zedt empezó a dudar. ¿Cuántas cosas se había propuesto y cuántas había conseguido? ¿En cuántas quiso destacar y en cuántas lo consiguió? ¿Realmente estaba condenada a ser una mortal con sueños de grandeza que jamás llegaría a palpar en la realidad? pero ahora era tarde para echarse atrás. Ahora tenía que volver a intentar conseguir algo grande, pues aunque le doliera saber que no había conseguido nada especial, le encantaba la sensación de esperanza que albergaba su corazón momentos antes de que todo se resolviera.

Zedt era alta, sobrepasando varios centímetros la media Wynnácea, con una larga melena rojiza y de piel verde oliva. Sus brazos eran más largos que los de los humanos, al igual que las piernas. Sus pies poseían solamente dos dedos, al igual que sus finas manos. Sus siete pequeños ojos rojo fuego le daban luz a su cara, con dos carnosos labios y un pequeñito orificio central para poder respirar. En los laterales de su redonda cabeza, poseía otros dos pequeños orificios, casi indetectables por el ojo humano, con los que escuchaba. Con vientre plano y pechos turgentes, Zedt conseguía arrebatar la mirada de todo aquél que pasaba por su lado, sin que ella se diera cuenta.

Alegre, amable, distraída, patosa, sonriente, ilusionada e inocente podríamos definir a Zedt, pero también era demasiado sensible, melancólica, enamoradiza, solitaria, indecisa y muy independiente. Sin embargo, Zedt necesitaba proyectar pequeños triunfos en su vida y conseguirlos para poder darle sentido, pues sin ilusión y sin una meta que cruzar, ella no era feliz.

Y allí estaba en ese momento, contemplando por la ventana el majestuoso planeta que se aparecía ante la nave y dudando, nuevamente, de su capacidad por hacer algo que los demás pudieran admirar.

La vida de Zedt era plana, le encantaba mirar los charcos que dejaba la lluvia, servir Yukaki para dos y hablar de su punto de vista, aunque no fuera sensato. Sí, era, pues Zedt se había propuesto empezar una nueva vida a partir de su aterrizaje en la Tierra. Sí, una nueva vida, en la Tierra. No estaba segura de conseguirlo, pero esa sería su segunda meta, quizás más fácil de conseguir y más dolorosa en su fracaso.

Bien, voy a poner la nave en aterrizaje automático, porque esto de alcanzar suelo terrestre es muy complicado y a mí, con mi edad, me quedan pocas neuronas y necesito esas pocas para contestar las ruedas de presa cuando me haga famoso por llevar a cabo esta grandísima proeza. Estoy seguro que todos los aprendices de piloto me admirarán, y como entenderéis debo decir cosas simples con unas grandiosas palabras, como todos los hombres de prestigio han hecho a lo largo de nuestra historia. Por tanto, sentémonos a charlar un rato, que esto se hace solo, es como las palomitas de microondas: tú le das a un botón y acaban explotando por sí solas.¿Por qué habéis decidido embarcaros en esta loca travesía? - preguntó el capitán.

Pues verá, yo porque me aburría sin hacer nada en casa. Además, quiero que mis padres y mi hermano se sientan orgullosos de que me convierta en alguien importante, aunque a esto también hay que añadirle otra importantísima ventaja: ¡seré el rey de las nenas!, lo que se traduce sexo asegurado y sin compromisos... - dijó Knao mientras sus ojos color miel brillaban de felicidad.

¡Si es que escucharte es escuchar una sarta de estupideces, Knao! Pues yo, lo hago por mí, por sentirme yo orgullosa de mí misma y no por nadie, además así puedo saciar... - decía Zedt hasta que Kyu la interrumpió con un basto comentario.

Pues tú tampoco te quedas atrás Zedt. ¡Bien, conseguiremos que dejes de ser esa niña tonta que nunca está feliz con lo que consigue! ¡Por el amor de Dios, tía, relájate!. ¿Sabéis por qué decidí pilotar esta nave? Pues porque me pagan un montón por darle un botón y supervisaros, además, todos me conoceran como Kyu, el hombre que enunció una cultísima frase al pisar la Tierra: "Esto es un pequeño paso para un Wynnáceo, pero un gran paso para la Wynnacidad". - Soñaba Kyu hasta que repentinamente, las cosas empezaron ir mal.

Estruendosos ruidos envolvieron el ambiente mientras la velocidad aumentaba rápidamente.

¿Tenéis calor? - preguntó Knao.
Knao, ¡qué cosas preguntas en estos momentos...! Creo que es obvio que tenemos calor... - respondió Zedt.
Pues creo que es porque parte de la nave está en llamas, pero no me hagáis mucho caso, aún no he hecho las pruebas que lo aseguren científicamente... - enunció Knao.

¡Wynn está lleno de Wynnáceos! Capítulo I: Un sueño muy fácil de conseguir


Desde el espacio, la Tierra parecía mucho más interesante e infinitamente más impresionante: una enorme esfera redonda y casi completamente azul girando siempre en su órbita. La tierra reinaba sólo en un tercio de su superficie, aunque en ella apenas existía una parte libre de naturaleza pura. Todo estaba edificado, enormes edificios se alzaban como intentando retar a la gravedad. Larguísimas autovías en las que se erguían seguros puentes unían lo que el océano separaba.
Sólo hacía falta compararlo con otro planeta de su alrededor para saber que algo había hecho que la Tierra tuviera todo lo que los demás no parecían haber descubierto.

¿Estás segura de que quieres embarcarte en este viaje? Realmente, no sabemos si existen criaturas allí, ni siquiera si son seres racionales... - dijo el capitán Kyu a Zedt, quién parecía estar muy segura de su elección.

Hay tantas cosas por ver... La naturaleza, los seres que la habitan, esos edificios... No sé, creo que éste es el proyecto de mi vida. - afirmó Zedt mientras sonreía.

Cuándo acabó toda la formalidad necesaria para los papeleos, el chequeo de los trajes, el reparto de comida y demás follones que siempre se lían en Wynn cuando una nave salta al espacio, consiguieron despegar.
Los demás Wynnacéos, es decir, los habitantes de Wynn, miraban la nave con alegría, pues sabían que podrían hacer historia, pero también se podía apreciar una pequeña mueca de tristeza ya que en lo más profundo de su mente sabían que, probablemente, el escuadrón no volvería jamás.


Pasaron cuatro tediosos días antes de divisar la Tierra. Cuatro extraños días, llenos de complejidades, como cuando querían ir al baño, de racionamiento de comida, de intimidad nula y llenos de momentos en los que el pánico se coronaba como rey del Enestyuin.

Según mis coordenadas y demás datos que nadie entiende aquí salvo de mi persona, aterrizaremos en la Tierra dentro de dos horas. Exijo, como capitán del Enestyuin, que en el caso de que algo terrible nos aconteciera, la principal vida a salvar es la mía, pues nadie más sabe cómo funciona este trasto y sin mí, estáis igualmente condenados a la muerte.
Recordad que debemos ser cautelosos y armar poco revuelo, pasar entre ellos como uno más, pues no sabemos sus intenciones frente a extranjeros ni lo que son capaces de hacer.
Podéis tomar pequeñísimas muestras de plantas, frutos y demás, pero jamás, y repito jamás, podemos llevarnos de la Tierra a un humano, ¿de acuerdo? - dijo firmemente el capitán mientras esperaba la pronta respuesta de Knao y Zedt, su tripulación.