jueves, 24 de febrero de 2011

Divagaciones de una mente atolondrada


El sol renace,
en la ciudad despierta,
pilar de humo.


Cierro los ojos,
Nubes en la ventana
mi tierra atrás.


Vibran las cuerdas,
una vieja guitarra,
un nuevo mundo.


Folio en blanco,
afilando mi lápiz
risas y llantos.


Ciudad dormida,
Cronos en movimiento,
fluyen lágrimas.


Cerezo en flor,
cargado de deseos
caen sus hojas.


Tierra de nadie.
Libertad destronada
por nuevas tribus.