martes, 11 de noviembre de 2014


Porque cuando eres joven siempre necesitas cambios en todo momento, pero cuando eres viejo, vas entendiendo que algunas cosas, nunca estuvieron tan mal... De hecho, son geniales.